Limitaciones

 

Últimamente me pasa que no puedo empezar a pintar directamente.

Tengo que gastar un tiempo en emborronar papeles,  probar colores,   gastar pintura.

Puede ser poco o mucho, normalmente media hora.

Durante este tiempo es importante no pensar, dejar la mente vacía, abandonarse al acto mécanico de dibujar, colorear.

Sólamente, sin más.

A partir de ese momento el ánimo y la mente los tengo para continuar o empezar una nueva obra.

Si no lo hago así ocurre que la obra no me gusta, no me siento cómodo, no trasmite, no tiene vida  y acabo estropeándola y rompiéndola.

Esta entrada fue publicada en Pintura. Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>